La Policía de Salta hace posible el sueño de los niños de ser 'turistas por un día'

A juzgar por las altas cifras de criminalidad que se registran en el segmento juvenil, las políticas de acercamiento y adoctrinamiento a la niñez que desde hace años viene poniendo en práctica la Policía de Salta son un auténtico fracaso.

A los controvertidos 'Cuerpos de Policía Infantil', valorados por expertos como una indebida y peligrosa injerencia de la fuerza de seguridad policial en el libre desarrollo de la infancia, y aplaudidos por otros menos expertos como un valioso elemento de 'contención' de los niños pobres y en riesgo de exclusión social, se une ahora la tarea de la llamada Dirección de Prevención y Orientación Comunitaria de la Policía de Salta.

Su nombre puede inducir a algún tipo de confusión, ya que en este caso 'orientación' no tiene nada que ver con la tradicional tarea del servidor público consistente en indicar a las personas despistadas dónde se encuentran las calles que buscan. Al contrario, se trata de un cometido mucho más profundo, como se desprende de las palabras de la señora policía que ejerce de directora de la repartición.

«Como responsables del orden público, debemos reconstituir el tejido social que se encuentra dañado por factores que alteran la paz social. Debemos trabajar basándonos en la dignidad del ser humano, abordando a la persona con problemas desde su entorno psicológico, biológico y social para entenderla y brindar así una respuesta correcta a sus necesidades», dice la directora.

Así entendidas las cosas, parecería que la Dirección de Prevención y Orientación Comunitaria de la Policía de Salta se ocupara de zurcir el tejido social desgarrado mediante intervenciones de un profundo calado biopsicológico que garantizan como ninguna otra la consecución de ese elevadísimo objetivo que es la paz social.

En la práctica, sin embargo, las intervenciones policiales enderezadas a restaurar la dignidad perdida de los seres humanos son algo menos profundas.

Sin ir más lejos, la Dirección de Prevención y Orientación Comunitaria ha organizado esta mañana la actividad denominada "Turistas por un día", que -según la información oficial- tuvo por protagonistas a 25 chicos de los barrios Sarmiento y Progreso de la capital salteña.

En plenas vacaciones estivales, esta saludable actividad cívica dio comienzo a un horario bien policial (las 8 de la mañana), hora en la que estaba señalada la concentración de la tropa infantil en el centro vecinal del barrio Progreso, ubicado en calle Monseñor Pérez al 400. No se conoce que ningún Asesor de Incapaces (esos funcionarios lenguaraces tan prestos a hacer oír sus voces cuando se produce la vulneración, supuesta o real, de los derechos de los menores de edad) haya dicho nada acerca de esta nueva herramienta de penetración policial en la infancia salteña.

Tras la concentración, el personal policial y los niños se desplazaron en un colectivo de la Municipalidad de Salta hasta el Cabildo Histórico de la ciudad, visitando posteriormente el Museo de Alta Montaña, el Teleférico y la Catedral, antes de concluir su periplo con un lunch en la casa de Moldes.

El despliegue policial tuvo, además de los 25 niños participantes, otros dos protagonistas de excepción: el Secretario de Turismo de la Municipalidad de Salta, señor Rodolfo Antonelli, y el siempre sonriente y receptivo presidente de la Cámara de Turismo de Salta, señor Carlos Rodríguez Alzola.

En suma, una actividad milimétricamente diseñada para instalar en el imaginario colectivo de nuestra infancia que la Policía -como cualquier otra parte del Estado- es también capaz de hacer realidad los sueños infantiles, y no solo de hacerlos añicos con bastones, gases lacrimógenos y balas de goma, elementos presentes en todo buen operativo de 'protección ciudadana' que bien se precie.

La Policía de Salta demuestra con estas acciones solidarias que su trabajo basado en la dignidad del ser humano comienza por casa y que el abordaje de la persona con problemas desde su entorno psicológico, biológico y social se realiza fundamentalmente reconstituyendo el tejido social de la propia Policía y la imagen de su personal en los barrios pobres de la ciudad.

Últimas noticias

eXTReMe Tracker