Líderes

El senador nacional Juan Carlos Romero, quien gobernó la Provincia de Salta durante 12 años (1995-2007), continúa su gira por los diferentes territorios del interior provincial, en donde ha comenzado a tender puentes, tejer alianzas y buscar complicidades con intendentes municipales indecisos y líder políticos nostálgicos.

El juez de Instrucción en Transición de Tercera Nominación de la ciudad de Salta, señor José María Alvarado Solá, ha citado formalmente al exgobernador de Salta y actual senador nacional por esta Provincia, Juan Carlos Romero, para que comparezca ante el Juzgado y preste declaración como imputado en la causa penal conocida como La Ciénaga.

Atrás han quedado los tiempos en que los ministros del gobierno se distinguían por su apostura y sus buenos modales. Al menos esto sucede en Salta, una Provincia en la que el Gobernador ha impuesto el desaliño personal como estilo uniforme para sus colaboradores más cercanos y como seña de identidad del Estado.

Al Intendente de Salta, o mejor dicho a sus merchandisers  y asesores de campaña, les gusta jugar con las letras de su breve apellido. Tal vez los expertos hubieran preferido que el Intendente se apellidara Jaureguiberri o Taritolay, porque -ya se sabe- la gente malintencionada asocia los apellidos breves a ciertas cortedades; especialmente las de ánimo, pero sin descartar las anatómicas. Y esto no es bueno para alguien que aspira a ser Gobernador.

El Intendente de Salta y el presidente de la Cámara de Diputados de la Provincia, dos auténticos pesos pesados de la política lugareña, han protagonizado sonoros encontronazos en el pasado. Pero como en el partido al que ambos pertenecen las querellas del pasado se olvidan con llamativa facilidad, hoy reina entre ambos líderes -antaño mal avenidos- el amor más puro.

El Intendente de Salta ha dado ayer un golpe de autoridad y enviado un mensaje envenenado al gobierno provincial, al reunir en torno suyo a los intendentes de las ciudades que conforman el llamado 'cinturón de la miseria', también conocido por su dulcificado y pretencioso nombre de 'área metropolitana' de Salta.

Mientras el diputado nacional kirchnerista José Antonio Vilariño juega a deshojar la margarita, insinuando un día sí y otro también que retirará a su partido de la coalición que apoya al gobernador Urtubey, el folklore -y, más todavía, las humitas- acercan al indeciso legislador a las posiciones urtubeystas.

Página 1 de 11

Últimas noticias

eXTReMe Tracker