Un tribunal de Salta confirma el archivo de investigación judicial de la muerte de Peñalva y Nuesch

"Fue suicidio". La certeza judicial del juez Pablo Arancibia, que instruyó el sumario por la muerte de las jóvenes Luján Peñalva y Yanina Nuesch, ha sido confirmada ahora por la Sala I del Tribunal de Impugnación de la ciudad de Salta. El tribunal ha ratificado que los hechos investigados «no encuadran en figura penal alguna».

Los magistrados Abel Fleming y Adolfo Figueroa han descartado, pues, un homicidio. En su resolución señalan que en las adyacencias del lugar en donde fueron hallados los cuerpos no se advirtieron signos de lucha, agresión o defensa. «Las prendas, como se puede apreciar en las distintas fotografías, estaban correctamente posicionadas, sin tierra u hojas, ramas pequeñas en sus espaldas, o en otro sector, que hagan suponer un acto violento», se lee en la resolución judicial confirmatoria del archivo decretado en la instancia anterior.

La resolución menciona también un estudio anatomopatológico que concluye que los tejidos estudiados extraídos de las víctimas presentaban «signos de hipoxia compatible con asfixia».

Fleming y Figueroa han dedicado también un párrafo en el que critican veladamente la actividad procesal de la familia Peñalva, que recurrió la providencia de archivo y que sostiene aún la hipótesis de un homicidio.

En tal sentido, los jueces citan una curiosa 'doctrina' que diría que «ciertos acontecimientos negativos son más fáciles de asumir si es posible atribuir responsabilidades por ellos a un tercero».

De existir tal doctrina y en caso de ser aplicada por los jueces, nos encontraríamos frente a un claro avasallamiento del derecho fundamental a la tutela judicial efectiva.

Últimas noticias

eXTReMe Tracker