Se busca presidente para el país de los 'cabachorros' y los linchamientos

Sería muy interesante que la próxima vez que el Gobernador de Salta «diserte»  en foros de países civilizados se anime a contar a su audiencia que aspira a presidir un país que en poco menos de un siglo ha pasado de ser un modelo de convivencia en la diversidad, admirado en todo el mundo, a ser un país en el que los delincuentes roban a sus víctimas montados a caballo y en el que las muchedumbres desordenadas y confusas se cobran justicia por mano propia en expeditivos ajusticiamientos callejeros.

Don Juan Manuel Urtubey debería aclarar también en algunas de sus magistrales exposiciones en el extranjero cuál es su responsabilidad, como ciudadano y como político, en la proliferación de estas conductas, que, vistas desapasionadamente, representan la culminación de un proceso de intensa degradación social del que los políticos con mando en plaza no son del todo ajenos.

Alguna razón habrá para que en un mundo inmerso en una profunda revolución tecnológica que ha mejorado notablemente la vida y la movilidad de muchas personas y en el que se promueven instituciones y procedimientos de justicia cada vez más sofisticados, racionales y civilizados, emerjan formas de delincuencia montada a caballo, como en el siglo XVIII, y al mismo tiempo se multipliquen los linchamientos populares, rompiendo una tradición de varios siglos en materia de monopolio estatal de la violencia legítima.

Sería muy bueno para todos -los que viven en el país y los que lo miran desde fuera- que un alto exponente de la política argentina, como lo es sin dudas el señor Urtubey, explicara en estos foros internacionales que generosamente se prestan a oír sus sesudas «disertaciones»  qué medidas se propone adoptar para que el país que aspira a presidir retorne -al menos- a los equilibrios del siglo XIX.

Porque salvo que el Gobernador de Salta tenga la habilidad de hipnotizar y dominar voluntades cual Svengali, será bastante difícil que fuera de nuestras fronteras consiga convencer a alguien de que, con 'cabachorros' (o equinodelincuencia) y linchamientos en las calles, la Argentina -el país que aspira a presidir- se halla en busca de su camino hacia el siglo XXI.

Últimas noticias

eXTReMe Tracker