Columnas

La estrategia oficial del “vamos por todo” se despliega por los bordes de la Constitución. Por ahora las operaciones de defensa la detienen, pero la experiencia indica que el gobierno es más bien atropellador que cauteloso. La experiencia también indica que órdenes de la Justicia (y de la propia Corte Suprema) han sido desacatadas. En los casos que ahora se discuten (reforma dela Justicia, defensa federal de la libertad de prensa) lo que está en juego es la cuestión constitucional misma, por lo que el desacato sería una cuestión delicadísima. Porque la Argentina corre esos riesgos, esta es La Hora de la Constitución, una designación actualizada de lo que alguna vez se llamó la Hora del Pueblo, una necesaria convergencia de todas las fuerzas dispuestas a vivir y actuar de acuerdo a nuestra Ley Fundamental y a defender ese marco de convivencia civilizada.

Lázaro BáezEn arquitectura, la clave es la última pieza que se coloca en la construcción de un arco, la que absorbe y distribuye equilibradamente las fuerzas y evita que sus otros componentes se desplomen bajo una carga.

Cristina Fernández de KirchnerTodo va bien, señora marquesa.
Nada va mal, todo va bien
Pero es preciso que la diga
que lamentamos una cosita:
si ardió el establo, señora,
es porque el castillo se incendió
Aparte de eso, señora marquesa
Todo va bien, muy bien, muy bien


Raymond Ventura, Tout va très bien, madame la marquise

Ensimismado en el relato de los éxitos que proclama, el gobierno parece no registrar el creciente aislamiento en que se encuentra. Está a punto de conseguir que su proyecto de colonización de la Justicia se convierta en leyes (algunas ya están promulgadas). Pero el júbilo por ese logro se ve empañado por la constatación de que, con ley de Medios y todo, sólo puede dañar al Grupo Clarín -al que ha colocado en el lugar de Enemigo central- con las ocurrencias de Guillermo Moreno; la trabajosa ley que hoy trata de administrar Martín Sabatella le resulta por el momento inaplicable. Del mismo modo, las leyes que hoy le suministra un Congreso obediente es difícil que prosperen cuando sean examinadas por los Tribunales.

Hernán LorenzinoEl gobierno se debilita pero al mismo tiempo intensifica sus desafíos y de ese modo parece estar dinamitando cualquier eventual puente de plata. En un clima de tanto estrés, ¿cómo no comprender piadosamente el "Yo me quiero ir" de Hernán Lorenzino? Seguramente no es el único.

#18A en Buenos AiresAunque en palacio se conjeturaba que el 18 de abril sería una jornada incómoda para la Presidente (motivo por el cual su camarilla había aconsejado una semana antes que ese día ella estuviese prudentemente lejos de la Argentina), ni los más precavidos imaginaban las dimensiones ni la extensión de la protesta que recorrió barrios, pueblos y ciudades del país.

Imagen ilustrativaLa Casa Rosada parece convencida de que el jueves 18 de abril el país asistirá a una significativa demostración popular de rechazo al gobierno. El adelanto del viaje de la señora de Kirchner a Venezuela (donde da por sentado que el 19 Nicolás Maduro asumirá como presidente electo) es una buena prueba de esa inquietud oficial: el reducido entorno presidencial impulsó esa escapada a territorio amigo para ahorrarle a la dama el mal rato de sentirse rodeada, tanto en Balcarce 50 como en Olivos, por muchedumbres resentidas con ella.

Catástrofe en La PlataDespués de la catástrofe de La Plata la señora de Kirchner actuó distinto que ante la de la Estación Once. La Presidente ya se va acostumbrando a girar en vuelo, un signo claro de que ha perdido la iniciativa política. Tuvo que hacerlo inmediatamente después de la consagración del cardenal Jorge Bergoglio como Sumo Pontífice. Lo que para algunos de sus teorizadores implica “apropiarse de Francisco”, parece más bien el estrechamiento de los márgenes de decisión con que la Presidente contaba hasta ahora. Hay una nueva atmósfera en la política nacional desde la entronización del Papa Francisco: éste funciona (para el conjunto de los actores políticos locales) como una autoridad externa, de alcance global, que supervisa espiritualmente la marcha de la Argentina. La señora de Kirchner es conciente de que no podría denunciar esa amable vigilancia papal como pudo hacerlo con los controles del Fondo Monetario Internacional, ni se pueden cortar los lazos con El Vaticano con el alicate que Héctor Timerman empleó en un avión del gobierno de Estados Unidos.

Daniel Scioli y Hugo MoyanoCon la música de fondo de la guerra entre el poder central y el gobierno de Daniel Scioli, el peronismo se apresta a organizar sus fuerzas para dar la batalla por la provincia de Buenos Aires, donde se definirá este año la suerte del "proyecto K". Mientras el gobernador resiste las presiones cristinistas para "alinearlo", la semana próxima un amplio arco peronista bonaerense se reunirá con Roberto Lavagna, Hugo Moyano y José Manuel De la Sota.

José Pablo FeinmannDesde el momento en que el cardenal Jean Louis Tauran anunció a la multitud reunida en la Plaza de San Pedro que el purpurado consagrado como nuevo Papa era Jorge Mario Bergoglio, un vendaval atravesó al oficialismo argentino.

Papa FranciscoLa consagración del cardenal Jorge Bergoglio como Papa es un acontecimiento de significación global y sin duda constituye una fortísima señal de cambio de época. El hecho excede por lejos el escenario de la política argentina, pero no hay duda de que ejercerá (el tiempo de verbo, en rigor, no es el futuro sino el presente: ejerce ya) una influencia decisiva en el escenario doméstico.

Adiós a Hugo ChávezLa opción del gobierno por el "todo o nada" no es en absoluto incomprensible; está guiada por el sentido de supervivencia de los dos pilares principales del modelo dominante: el funcionariado que usa al Estado como facción política ("el partido del Estado") y el conglomerado económico que se articula con él (el "capitalismo de amigos"), amenazados de desintegración si no hay continuidad.

Cristina Fernández de KirchnerCon su discurso del viernes ante el Congreso la presidente Cristina Kirchner cerró una agitada semana política. En la genética del "modelo K" la confrontación ha sido una característica decisiva, que en su momento le permitió al difunto Néstor Kirchner elevarse por encima de su mínimo capital electoral de 22 por ciento y concentrar un inaudito poder en la presidencia. Hoy ese rasgo domina abrumadoramente el gobierno de su viuda, como consecuencia necesaria de su paulatino debilitamiento.

Subcategorías

Últimas noticias

eXTReMe Tracker