Política
Hay varios bicentenarios en el horizonte de los salteños. El primero, y más obvio, el que se celebrará el 25 de Mayo de 2010, en coincidencia con el aniversario número doscientos de la Revolución de Mayo. El segundo, el que algunos se han inventado para justificar la existencia de algunas instituciones festivas, y que permite hablar, no ya de un Bicentenario como día magno singular, sino de toda una "Década Bicentenaria". Este segundo Bicentenario -se supone- extenderá en igual proporción y medida los festejos por los doscientos años de los cimientos de la nacionalidad, y el empleo -incluido el honorífico- de los que piensan que sólo un Bicentenario en Salta "sabe a poco".

Los secretarios de cultura y del interior del gobierno de la Provincia de Salta, César Mariano Ovejero y Gonzalo Quilodrán, respectivamente, se reunieron en la localidad de Cafayate con las autoridades municipales y representantes de instituciones culturales que trabajan en la zona para avanzar y planificar conjuntamente un proyecto de un centro cultural para esa localidad vallista. Según se ha informado oficialmente, el gobierno tiene previsto rehabilitar el antiguo edificio en el que funcionaba el hospital y se prevé que la escuela de música, la biblioteca popular y talleres artísticos desarrollen sus actividades en el lugar.

La Comisión de Salud Pública y Seguridad Social del Senado de la Provincia de Salta, que sesionó ayer bajo la presidencia del senador Francisco D'Andrea, escuchó ayer a los diputados provinciales Cristina Lobo, Manuel Santiago Godoy y Luis Mendaña a fin de alcanzar puntos de coincidencia en la aprobación del proyecto de ley de adhesión de la Provincia de Salta a la Ley Nacional de Discapacidad Nº 24.901, que por estos días es objeto de estudio, en trámite de revisión, en la Cámara de Diputados, tras la aprobación o "media sanción" del Senado.

No hay ni habrá indicador más fiable del nivel intelectual de un enfrentamiento político cualquiera que la estricta correspondencia entre lo que uno afirma y lo que el antagonista político contradice con sus argumentos. Cuando un político habla, por ejemplo, de las tensiones sociales que se producen en Eslovenia y el otro le responde esgrimiendo la situación actual del gobierno de Eslovaquia, nos hallamos frente a un síntoma muy preocupante que nos alerta sobre la destrucción de la palabra como instrumento civilizatorio del diálogo y de la disputa política.

El gobierno de Salta entregó hoy a sus adjudicatarios 107 viviendas construidas con fondos públicos en barrio Los Pinares, Departamento de Cerrillos. Esta urbanización está ubicada sobre la ruta provincial Nº 26, a poca distancia del límite con el departamento de Capital, y debido a la gran cantidad de familias que se trasladarán a la zona, el gobernador anunció que se construirá una rotonda de ingreso para vehículos. El gobernador informó que se encuentra en la Legislatura Provincial el proyecto de expropiación de terrenos adyacentes para realizar esta obra.

El Tribunal Electoral de Salta celebrará el próximo día sábado 7 de noviembre, un acto solemne en el que hará entrega de sus diplomas a los ciudadanos que resultaron electos senadores y diputados provinciales en las elecciones llevadas a cabo el pasado día 27 de septiembre. La ceremonia tendrá lugar en el Teatro Provincial de Salta, sito en la primera cuadra de la calle Zuviría, y dará comienzo a las 9 de la mañana.

Es bastante conocido el hecho de que los privilegios parlamentarios en general, y la llamada "inmunidad de opinión" en particular, existen para proteger la independencia y asegurar el correcto funcionamiento de los cuerpos legislativos deliberantes, y no están pensados para favorecer a las personas singulares que integran aquellos cuerpos, ni para procurarles impunidad. Desde este punto de vista, resulta casi obligado preguntarse qué consecuencias acarrearía sobre la independencia y libertad (presente y futura) del Concejo Deliberante de la ciudad de Salta, y sobre el necesario equilibrio institucional, el hecho de que un fiscal o un juez interrogara, acusara o condenara al concejal electo Carlos Humberto Saravia por sus recientes declaraciones públicas.

El concejal electo Carlos Humberto Saravia ha respondido a un requerimiento escrito formulado a través de carta documento por el todavía presidente del Concejo Deliberante de Salta, Gustavo A. Ruberto-Sáenz, en relación con las declaraciones de Saravia efectuadas en una radio de Salta en las que el concejal electo criticó abiertamente la forma en que el ejecutivo municipal de Salta viene el respaldo de algunos concejales a sus iniciativas políticas. Como se recordará, Saravia dijo en aquella ocasión que "algunos concejales se venden por dos pesos".

El concejal electo Carlos Humberto Saravia, abogado radical que concurrió a las pasadas elecciones en las listas del Acuerdo Cívico y Social y en un puesto que hubiera correspondido al Partido Socialista, también integrante de dicha coalición, ha salido ayer al cruce de las opiniones negativas que cosechó en el seno del Concejo Deliberante de Salta a causa de sus declaraciones, efectuadas en una entrevista de radio, en las que dijo que "algunos concejales se venden por dos pesos".

Fracasado su intento de reinsertar a la Argentina en el concierto de los países civilizados del mundo, a la presidente Fernández de Kirchner no le queda otro remedio que intentar acercarse a Europa haciendo menor la diferencia horaria entre el viejo continente y el país que ella dirige. Tal vez pretenda la presidente que los cambios bursátiles en los principales parqués europeos se conozcan más temprano en la argentina, para favorecer a nuestros especuladores más madrugadores; tal vez lo que desee es que nuestros partidos de fútbol -cuyos derechos ahora pertenecen al Estado nacional- consigan más audiencia en una Europa que ya duerme cuando Palermo emboca goles de cabeza desde distancias inverosímiles.

Frente a un exabrupto, que además es manifiesto, a menudo la respuesta más eficaz es el silencio. Frente a la imprudencia, se suele imponer la prudencia ejercida de contrario. Nada de esto ha sucedido en el rifirrafe producido a raíz de unas inoportunas declaraciones del abogado Carlos Humberto Saravia, concejal electo de la ciudad por el Acuerdo Cívico y Social, en las que habría sostenido que "en la actualidad se compran concejales por dos pesos".

El gobernador Urtubey mantuvo hoy al mediodía una reunión con los siete diputados nacionales que representan a Salta en el Congreso Nacional. Además de Urtubey y se su ministro Parodi, estuvieron presentes en la reunión los diputados nacionales Marcelo López Arias, Beatriz Daher, Susana Canela, Osvaldo Salum, José Vilariño, María Inés Diez y Mónica Torfe. Salum, Canela y Diez concluyen sus mandatos el próximo 10 de diciembre de 2009 y serán reemplazados por Fernando Yarare, Walter Wayar y Alfredo Olmedo.

El único ministro salteño que puede exhibir a los departamentos de Estado que dirige como un muestrario de telas, es el señor Pablo Kosiner. Es posible que la acumulación de responsabilidades y la superposición de competencias que sufre el muy atareado ministro del gobierno, sean las causantes del desafortunado discurso que pronunció hoy en dependencias de la Dirección de Aviación Civil, escenario escogido por el gobierno para despedir a los siete familiares de soldados salteños caídos en la Guerra de las Malvinas (2 de abril - 13 de junio de 1982) que viajarán a las islas a visitar la sepultura de sus muertos.

Nada más regresar de Grecia, el vicegobernador de Salta parece transitar la senda del regreso al "consenso mayor" que parecía definitivamente roto tras las desavenencias personales e institucionales producidas entre el gobierno y el segundo magistrado de la Provincia con ocasión la catástrofe de Tartagal y la epidemia de dengue en el Norte provincial. Luego de haber llevado, en junio pasado, una campaña electoral marcada por un discurso intensamente antiperonista, el vicegobernador parece despertar de su ligero sueño opositor y, por las razones que sólo él conoce, vuelve a mostrarse públicamente junto a Urtubey, sin perder oportunidad de ello.

A veces no es tan importante ganar como jugar bien. Desde que se hizo con el aparente control del Partido Justicialista, el gobernador de Salta Juan Manuel Urtubey ha encadenado dos elecciones en las que ha obtenido resultados asombrosamente pobres. En la primera, celebrada en junio de 2009, el gobernador llevó a la nave justicialista a estrellarse contra la realidad, logrando sólo colocar un diputado nacional de los tres que esperaba. En la segunda, celebrada ayer mismo, Urtubey volvió a conducir la nave hacia los riscos, logrando el prodigio de reducir a la mitad el porcentaje histórico que su partido venía obteniendo en elecciones legislativas de mitad de mandato.

Las elecciones celebradas ayer en Salta indican con claridad que, en más de veinticinco años de democracia, los salteños hemos aprendido muchísimo de elecciones pero muy poco de democracia. Nuestras convocatorias electorales son de una prolijidad tal, que cada vez se asemejan más a la perfección de los estándares de limpieza de un sanatorio suizo. Hemos sido capaces, incluso, de crear una burocracia electoral especializada, de la que -por cierto- abusamos, porque le hacemos responsable, entre otras cosas, de organizar toda la complejidad que la política es incapaz de racionalizar.

Si hay alguien que sea culpable de que en Salta no se sepa muy bien si la existencia de una oposición política depende de los rótulos partidarios o de los apellidos de los parlamentarios, ése es el gobernador Urtubey, electo por un partido y fugado a otro en cuestión de pocos meses. Por tal motivo, es preciso valorar la formación de las nuevas asambleas legislativas con sumo cuidado.

eXTReMe Tracker