Gobierno
El director de la hoy gubernamental Escuela de Administración Pública de la Provincia, Matías Posadas, entregó hoy sus diplomas a 910 agentes de la administración del Estado provincial que realizaron cursos "dictados y organizados" por la EAP durante este año. De acuerdo a la información oficial suministrada por la oficina de prensa del gobierno, estos 910 agentes fueron capacitados en “Formación Estratégica de Recursos Humanos”, “Gerenciamiento Público y “Mesa de Entradas: Conceptos, Situaciones y Procedimientos”. En el mismo acto recibieron también sus diplomas los profesores a cuyo cargo estuvo esta formación, sin que el gobierno hiciera pública la cantidad de los mismos. Matías Posadas, director de la EAP y secretario de la Función Pública de SaltaLa misma información se preocupa por destacar una frase del ministro de Gobierno, señor Pablo Kosiner, que dijo que “la capacitación tiene que estar trazada en todos los niveles de la responsabilidad política. Por eso, felicito la iniciativa de la Escuela de la Administración Pública, que permite la capacitación continua a los recursos humanos de nuestro Gobierno”. Es probable que, por su manifiesta obviedad, la frase del ministro salteño no sea inscrita en el frontispicio de ninguna universidad norteamericana, pero al menos le queda el consuelo, a quien la pronunció, de haber puesto de manifiesto la necesidad de "trazar la capacitación" en todos los niveles de la responsabilidad política (en donde al parecer el ministro incluye los niveles de responsabilidad administrativa).

Menos obvio pero más enigmático estuvo el propio director Posadas, al decir que “ya no se trata de distinguir entre un Estado grande o chico, sino de lograr el Estado que necesitan los salteños". Es evidente que si la escuela a su cargo es capaz de formar en sólo un año a 4.500 agentes, las dimensiones del "Estado que necesitan los salteños" quedan muy claras.

En la danza de cifras ofrecidas por la EAP, a los 910 alumnos que obtuvieron su certificado y el número no oficializado de profesores que los formaron, se suma la cifra de 2.720 personas a los que la EAP "capacitó y certificó formalmente". Dicha cantidad es diferente a las 4.550 personas a las que se "formó de modo abierto a través de conferencias".

Curioso es el dato de que la EAP dirigió su formación abierta no sólo a administraciones y ONGs sino que también tuvo entre sus clientes a "universidades". Si las universidades necesitan recibir "capacitación" de la EAP de Salta es que algo funciona muy mal, no sólo en la EAP, sino en el sistema salteño de educación superior universitaria.
eXTReMe Tracker