Judicial
Edificio de los juzgados federales de SaltaEl Consejo de la Magistratura nacional celebró su primera reunión plenaria del año, ocasión en que los consejeros decidieron imponer una sanción menor al juez federal salteño Miguel Antonio Medina, después de que la comisión interna que estudió la acusación presentada por la familia del desaparecido gobernador Miguel Ragone hubiese aconsejado por estrecha mayoría el inicio de un proceso de destitución.

En la misma reunión en que el Consejo resolvió enviar dos ternas al Poder Ejecutivo y citar a declarar al polémico juez Norberto Oyarbide por su actuación en la investigación de los denominados "medicamentos adulterados" (o "remedios truchos", en lenguaje coloquial argentino), el juez Medina salvó la ropa al serle impuesta una sanción que excluye, por ahora, la posibilidad de su destitución por "mal desempeño".

La situación del juez salteño no es, sin embargo, cómoda, ya que el apercibimiento supone que el órgano que juzga la conducta de los jueces lo ha encontrado responsable de determinadas irregularidades tras la constatación de que Medina, como abogado en ejercicio de la profesión liberal, defendió en su momento los policías salteños Andrés del Valle Soraire, Santos Leónides Acosta, y Fortunato Saravia, involucrados en el asesinato de José Lino Salvatierra y Oscar Ramón Rodríguez, en tiempos de la dictadura militar.

Por lo demás, el apercibimiento -aunque leve- supone una mancha en el expediente personal del magistrado.

Además de ello, Medina deberá cargar con el peso negativo del dictamen suscrito por los consejeros Conti, Fernández, Masquelet, Kunkel y Candioti, que consideraron probados los hechos que en su momento le fueron imputados a Medina, entre ellos su asociación profesional con un abogado denunciado por la CONADEP, su "desempeño institucional" en la década de los años setenta, su dudosa actuación en el caso Ragone y las irregularidades detectadas en una auditoría ordenada sobre su juzgado.

Sobre esta última medida, el juez salteño, al ejercer su defensa ante el Consejo, descalificó con duros términos a los auditores que la practicaron, diciendo que se había tratado de una “excursión de pesca”.

La desafortunada frase de Medina mereció un no menos duro reproche del consejero Candioti, que en su dictamen afirmó que el juez salteño "tiene un desacertado concepto de lo que es la cosa pública en un Estado".

La sanción de Medina tiene lugar después de que el antiguo juez federal Nº 1 de Salta, Abel Cornejo Castellanos, envuelto en polémica, renunciara a su cargo para jurar como juez de la Corte de Justicia de Salta y el Consejo de la Magistratura destituyera de modo fulminante al juez del Tribunal Oral Federal de Salta José Antonio Solá Torino, procesado por un delito de cohecho. A ello debe sumarse la demora del gobierno en integrar la Cámara Federal de Apelaciones de Salta, para terminar de apreciar la magnitud de la crisis por la que atraviesa el orden jurisdiccional de lo federal en la Provincia de Salta.

Enemistad recíproca entre dos antiguos colegas

Antes y después de la sanción de Medina, ha vuelto a ponerse de manifiesto la profunda enemistad entre el todavía magistrado federal y el actual juez de la Corte de Salta, Abel Cornejo.

Medina acusa a Cornejo de estar detrás de la "movida" de su acusación ante el Consejo de la Magistratura, mientras Cornejo señala a Medina como la persona que puso en marcha una versión que indicaría que Cornejo habría desviado fondos de una causa por narcotráfico, en concreto, “99 mil dólares para construir una casa en Tres Cerritos”.

El juez Medina ha dicho por FM Aries que “una de las abogadas que presentó la denuncia (Liliana Mazzone) dijo que se le había entregado todo hecho para que pusiera la firma”, sugiriendo que quien habría entregado "todo atado" fue el juez Cornejo. Medina también dijo que el actual juez de la Corte “eligió a la justicia federal de Salta “como blanco de todos sus ataques”. “En todo los escritos Cornejo dice ser un enconado enemigo mío”, dijo Medina quien admitió también que en el Consejo de la Magistratura hay cuatro nuevas acusaciones en su contra.
eXTReMe Tracker