Sucesos
- Desde el 1 de febrero de 1997 sirviendo a los sallteños
Jean-Charles Chatard
Jean-Charles Chatard
A poco menos de dos días de que se cumplan cuatro años desde la fecha del hallazgo en Salta de los cuerpos sin vida de las turistas francesas Cassandre Bouvier y Houria Moumni, el periodista e investigador francés Jean-Charles Chatard ha vuelto a reclamar la reapertura de la investigación judicial y el castigo de los culpables que se hallan aún en libertad.

El empeño del periodista -autor de un libro recientemente reeditado que demuestra con argumentos y pruebas contundentes la debilidad de la investigación judicial realizada en Salta- se afirma ahora en nuevas premisas científicas.

Chatard se basa en el informe elaborado por el prestigioso Institut Français des Empreintes Génétiques (IFEG), un laboratorio de investigación de alto nivel perteneciente al grupo Eurofins, que tiene su sede en la ciudad de Nantes y que está considerado como uno de los cinco centros más importantes del mundo en el sector de actividad de los bioanálisis.

El informe del IFEG habla con toda claridad de la presencia de una «huella genética femenina desconocida» en las muestras anales y vaginales de Cassandre Bouvier, que aparecen mezcladas con el ADN de la propia víctima, y del hallazgo, en cinco muestras, de «dos huellas genéticas masculinas que son diferentes a las de los individuos de referencia».

Chatard recuerda que las «tarjetas genéticas» de estas tres personas han sido enviadas a la Argentina, pero destaca el hecho de que «ninguna autoridad judicial» en este país ha considerado útil o necesario tener en cuenta estos tres perfiles de ADN que, de ser investigados, «podrían llevarnos a encontrar a los presuntos autores de este horrendo crimen».

Para el investigador francés, esta omisión no se debe a la falta de profesionalismo de las autoridades competentes sino a una «voluntad deliberada de ocultar la verdad». Chatard especula con la posibilidad de que después de la tramitación del recurso, «personas del ámbito judicial y político hayan sometido a presión a la Corte para que el expediente Bouvier-Moumni fuera cerrado definitivamente».

Retratos robot a partir del perfil genético

Chatard sostiene con plena convicción que los avances científicos en materia de investigación genética permiten hoy lograr, a partir del ADN extraído de una víctima, no solamente la descripción de la «tarjeta genética» de un sospechoso, sino también su retrato-robot; es decir, la reconstrucción forense de la apariencia de un criminal o presunto criminal.

Dice el investigador francés que esta práctica inédita puede ser conducida, desde hace algunos meses, en el marco jurídico de otros países miembros del G-20 entre los que están Francia, España y los Estados Unidos.

En la Argentina -advierte Chatard- el Congreso Nacional no ha sancionado, a pesar de las recomendaciones de INTERPOL en tal sentido, ninguna norma jurídica en esta dirección ni tampoco se registra ningún caso en la jurisprudencia de los tribunales que permita autorizar tal acto de justicia «que podría sacar a la luz una gran lista de casos que esperan su resolución desde hace muchos años».

El vacío legal existente en la Argentina no es óbice -según Chatard- para la rápida obtención de estos retratos robot, ya que, recuerda, la legislación francesa lo permite y en Francia se halla aún abierta una investigación judicial por este caso. La sola posibilidad de que las autoridades francesas procedan a la reconstrucción forense de la apariencia física de los sospechosos de haber violado y matado a las turistas francesas y de que las fotografías resultantes se divulguen en Salta, podría llegar a provocar un auténtico cataclismo político y social en esta Provincia.

El periodista francés ilustra con detalles el alcance de esta prueba científica diciendo que mientras que en la Argentina los estudios de genética aplicados a la criminología se limitan a comparar una lista de dieciocho segmentos de ADN con los ya registrados en el fichero nacional de huellas genéticas, en Francia, con la nueva técnica, se puede determinar el color de los ojos, el de los cabellos, el de la piel, la distancia de las pupilas y las orejas, la anchura de la mandíbula, el volumen de la caja craneana, o si el sujeto es adicto al tabaco. El estudio también es capaz de revelar el origen etno-geográfico de una persona.

Un llamamiento solemne

Concluye Chatard afirmando con convicción que, a la luz de los progresos científicos y las evoluciones legislativas en Francia, «resulta imperativo tramitar con suma urgencia las investigaciones, a fin de poder determinar el retrato de las tres personas no identificadas».

En tal sentido, efectúa un llamamiento solemne a las partes civiles (las familias de las jóvenes asesinadas) para que soliciten urgentemente al Tribunal de París las investigaciones complementarias para determinar la fotografía con la descripción genética de la mujer y de los dos hombres que dejaron muestras de su ADN en el cuerpo de Cassandre Bouvier.

Por último, Chatard ha exhortado a los legisladores nacionales argentinos a que consideren la legalización y la implementación de los retratos-robot realizados a partir de huellas genéticas. «De ustedes depende -les ha dicho- que la impunidad deje de proteger a ciertos autores criminales».

Parte del informe del laboratorio francés sobre las huellas genéticas halladas en los cuerpos de las víctimas
Parte del informe del laboratorio francés sobre las huellas genéticas halladas en los cuerpos de las víctimas

eXTReMe Tracker