Líderes
- Desde el 1 de febrero de 1997 sirviendo a los salteños

Brutal respuesta del kirchnerismo

Las afirmaciones injuriosas de Urtubey no provocan indiferencia en el kirchnerismo. El detenido exministro de Planificación Federal tacha las acusaciones de irrespetuosas y piensa que han sido efectuadas desde la ignorancia y califica a Urtubey del peor modo posible.
Urtubey y Julio De Vido, cuando los millones fluían hacia Salta y los kirchneristas no eran 'chorros'
Urtubey y Julio De Vido, cuando los millones fluían hacia Salta y los kirchneristas no eran 'chorros'

Los insultos que hace pocos días dedicó el Gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey a sus antiguos socios kirchneristas -a los que llamó «chorros»- no han provocado precisamente indiferencia entre los agredidos.


Ha sido el exministro de Planificación Federal, Julio De Vido quien con más virulencia ha salido a repeler los insultos del Gobernador salteño, con algunos calificativos, pero también con acusaciones concretas de malversación de caudales públicos por parte de Urtubey.

El exfuncionario kirchnerista, que se encuentra en prisión sin condena, ha utilizado su cuenta de Twitter para defenderse del ataque de Urtubey, que hace un par de años se entregó con armas y bagajes al macrismo, luego de haberse mostrado, por todo el país, como uno de los valedores y soportes de la candidatura presidencial de Daniel Scioli, el derrotado delfín del kirchnerismo.

Para empezar, De Vido ha considerado las declaraciones de Urtubey como «irrespetuosas» y producto de su ignorancia.


Un poco después, De Vido ha dicho que es Urtubey quien debe explicar ante la justicia y el pueblo de su Provincia, el destino que dio a los millones de pesos «en obras con fondos nacionales que licitó y contrató descentralizadamente».


De Vido es de los que no se olvida que Urtubey fue «parte del circo» y, por supuesto, no ha vacilado a la hora de recordárselo: «Si en esos años (Urtubey) advirtió alguna irregularidad como para llamar “chorro” a algún funcionario de la gestión anterior, debió haberlo denunciado. Su apoyo a las reformas dañinas al pueblo argentino lo muestran postrado y de rodillas».


Dejando a un lado el hecho de nadie puede estar postrado y de rodillas al mismo tiempo, lo cierto es que Urtubey, en vez de denunciar, calló, lo que lo convierte en cómplice del latrocinio que ahora le escandaliza.

Pero De Vido no quiso quedarse en cuestiones menores y fue directo al grano, acusando a Urtubey de ser un «pretendido líder territorial» (esto es, la negación última del sueño de ser un líder nacional) y señalando como su «última ambición» la de ser un «triste alcahuete del poder de turno».


No es la primera vez que los excesos verbales de Urtubey en contra del kirchnerismo son respondidos con contundencia en Twitter. Antes de De Vido quien le había cruzado los caballos al veleidoso Gobernador de Salta fue el piquetero ultraderechista Luis D'Elía, convencido de que Urtubey mandó detener al líder de su partido en Salta, que por cierto, fue funcionario del propio gobierno de Urtubey.

Artículos leídos recientemente

eXTReMe Tracker