Líderes
- Desde el 1 de febrero de 1997 sirviendo a los salteños
Florituras verbales
El que fuera Ministro de Educación del gobierno provincial de Salta suena para candidato a diputado nacional. Al enterarse se puso contento, pero sus palabras son para enmarcar y hacerlas leer repetidamente por las futuras generaciones de salteños.
Roberto Dib Ashur y una cautivante sonrisa que expresa hasta qué punto vive una 'situación de felicidad' bien puesta
Roberto Dib Ashur y una cautivante sonrisa que expresa hasta qué punto vive una 'situación de felicidad' bien puesta

Juan Román Riquelme, ídolo de Boca Juniors, patentó la expresión «me pone feliz», que supone una notable innovación respecto a la frase burguesa y ñoña «me hace feliz», que parece más adecuada para un folletín sentimental que para la ruda virilidad de una cancha de fútbol.

Este peculiar «abordaje verbal» de la felicidad de los seres humanos ha recibido un importante refuerzo con la frase pronunciada por el contador Roberto Dib Ashur, a quien se recuerda como Ministro de Educación de la Provincia de Salta y que trabaja ahora como vicerrector de la muy culta y muy devota Universidad Católica de Salta.

El hombre que enseña a hablar y escribir a los demás se despachó con una frase de antología, que con mimo recoge el sitio web cuartopodersalta.com.ar.

Consultado el exministro sobre qué le parecía que su nombre figurara en las quinielas de las posibles candidaturas a diputado nacional, el señor Dib Ashur puso a Riquelme por los suelos al decir: «Mi candidatura me pone en una situación de alegría».

Del mismo modo que alguien, en una situación parecida podría haber dicho: «Mi candidatura me pone en una situación incómoda», el que fue el jefe de unos 300.000 escolares salteños y que hoy derrama sabiduría ante una comunidad educativa un poco más reducida pero infinitamente más influyente, ha concebido la alegría como una «situación», de la que los acontecimientos de la vida lo ponen y lo sacan a uno de un modo más bien caprichoso.

Ha tomado nota de esta ingeniosa innovación la señora encargada del Registro Civil de Salta, que ya mismo estudia con su gabinete la posibilidad de que los contrayentes, al hacerse recíprocas promesas, se digan el uno al otro: «y prometo también ponerte en situación de alegría, hasta que la muerte nos separe».

Lo de la «situación» para describir un estado del alma no es copyright del contador Dib Ashur, sino de su jefe, el gobernador Urtubey, para quien el asesinato a puñaladas de una mujer que había ido a visitar a un preso a la cárcel no es un crimen horrendo sino una mera «situación».

Al menos para el sonriente exministro, las «situaciones» no son neutras, como para su jefe, sino que son «alegres» o «tristes», como aquellos recordados mediocampistas de la tercera división de Racing (Triste y Alegre), que tuvieron la suerte de compartir equipo como lo hicieron otros grandes futbolistas con colegas que tenían el apellido contrario (Guerra y Paz, Redondo y Cuadrado, Blanco y Negro, Moreno y Saavedra, Vacaflor y Toroyuyo).

Sería muy interesante y novedoso que Salta eligiera a Dib Ashur como diputado nacional. Si ello ocurriera, las tribunas de la Cámara se llenarían de gente deseosa de escucharle pronunciar frases como «Señor presidente: el proyecto del Poder Ejecutivo me pone en situación de disgusto» o «vería con agrado que la Cámara se ponga en situación de pésame».

Alguien que ha enseñado a leer y a escribir a tantos niños, podría hacer maravillas verbales en nuestro Congreso.

Artículos leídos recientemente

eXTReMe Tracker