Líderes
- Desde el 1 de febrero de 1997 sirviendo a los salteños

Juan Pablo, Juan Manuel, Lucas y Santiago (los nuevos evangelistas se dan cita en Salta)
Juan Pablo, Juan Manuel, Lucas y Santiago (los nuevos evangelistas se dan cita en Salta)

Por razones que no viene al caso citar aquí, el «acervo» político de Lucas Godoy -y por añadidura, el de su extensa familia- ha sufrido en las últimas semanas un menoscabo que, para no ser demasiado crueles o exagerados, cabría calificar provisionalmente de «apreciable».

Pero como siempre hay un amigo dispuesto a echar un cable cuando las cosas vienen mal dadas, ha sido en esta ocasión el mismísimo Gobernador de la Provincia, Juan Manuel Urtubey, quien ha querido solidarizarse de forma expresa y manifiesta con las amarguras vividas por quien probablemente se halla atravesando las horas más bajas en su corta pero fulgurante carrera.

Lo ha hecho a través de su cuenta de Twitter, en la que el mandatario provincial anuncia, al principio de forma impersonal, que «se presentará» un proyecto de modificación de la ley provincial que regula el voto electrónico, ese veleidoso juguete al que Urtubey, obligado por sus comitentes, se empeña en llamar con el eufemismo «boleta única electrónica».

Pero como con esto no saldamos la deuda de amistad, a tuit seguido, nuestro Gobernador ha dicho que tal proyecto «le pertenece» al diputado Lucas Godoy. Tal vez haya empleado estas exactas palabras porque tuvo en algún momento a la vista una nota simple informativa del Registro de la Propiedad Intelectual, donde tal proyecto figure asentado a nombre del joven Godoy.

De otro modo, lo que tendría que haber escrito en el tuit es que el autor de tal proyecto es el diputado Godoy, y no su propietario, porque las iniciativas del señor Godoy (a las legales nos referimos) pertenecen al pueblo de Salta, al que él representa, y no a él mismo a título particular.

Claro que mejorar el voto electrónico de Urtubey es bastante difícil. No solo porque en sí mismo es «inmejorable» (para el Gobernador, porque es una herramienta que roza los dinteles de la perfección; para los demás, porque es un mamarracho al que no se le puede meter mano), sino también porque las democracias más sólidas y avanzadas del mundo se van deshaciendo una por una del voto electrónico, en cualquiera de sus formas.

Es decir que mientras el mundo va por aquí, don Godoy va por allá. Pero no por capricho suyo, sino porque se ha dado cuenta -y tal vez tenga razón- de que si el mundo democrático sólido y avanzado lo ataca, él debe repeler el ataque yendo a dirección contraria de ese mundo.

Sea que tenga éxito o no en su empeño de «mejorar el voto electrónico» (esperemos que en las próximas elecciones no aparezca la cara de Vladimir Putin o de algún hacker ruso en una mesa de Cachi), lo que enternece es la cariñosa intervención de Urtubey para cobijar, cuidar y proteger a su aliado.

Algunos malvados dicen que no es la primera vez que lo protege y que de hecho la protección de que goza Godoy es muy parecida a la de un seguro de vida permanente. Pero está bien que así sea, porque entre amigos, no hay democracia (ni avanzada ni balbuceante) que valga.

Prueba de que entre Urtubey y los Godoy existen lazos «silicianos» (en el mejor de los sentidos) es esta hermosa fotografía en donde aparecen los hermanos Godoy sentados en la misma mesa con los hermanos Urtubey (Juan Manuel y Juan Pablo).

¡Ah! ¿Que Juan Pablo no se apellida Urtubey? Bueno, bueno. Eso no quiere decir que no sean hermanos con Juanma. Mucha gente dice que los cuatro acuden a la misma peluquería. O es eso, o es que Lucas y Juan Manuel se durmieron la otra noche en el Monumento abrazados a un palo borracho y le pasó la bordeadora de los desmalezadores de Sáenz por su augusta y bien amueblada testa.

Tuits de Urtubey
Tuits de Urtubey


Artículos leídos recientemente

eXTReMe Tracker