Colaboraciones
- Desde el 1 de febrero de 1997 sirviendo a los salteños
Los Kennedy
Los Kennedy

La lid política expone a quienes participan en ella a una serie de sinsabores entre los que, sin dudas, se incluyen los ataques al honor personal y las intromisiones en la vida privada y familiar. No quiere decir que estos ataques e intromisiones deban ser tolerados, sino que quien participa de la vida política debe estar especialmente preparado para sufrirlos, más tarde o más temprano.

Participar activamente de la política, ser candidato a un cargo público, ofrecerse, opinar, debatir, tomar decisiones sobre la vida del prójimo granjea adversarios y enemigos. Algunos de ellos pueden llegar a ser incluso feroces y trasponer con relativa facilidad la línea que separa -o debería separar- la censura política del ataque personal.

No hay dudas acerca de que la familia de los políticos en activo sufre con mayor intensidad que otras los desbordes emocionales y la agitación que provoca el choque de opiniones y decisiones. Es un precio que pagan casi todas las familias que no dejan librado al político a su suerte.

El problema se presenta cuando no es un solo individuo el que en el seno de una familia se dedica a la política sino cuando son varios y de varias generaciones los individuos que, unidos por un lazo biológico, se lanzan en manada a ocupar cargos y posiciones políticas.

Cuando se ataca el honor de uno de ellos, se invade su intimidad familiar o se lesiona su derecho a la propia imagen, para apreciar la existencia de daño debe tenerse en consideración la dimensión demográfica de la familia y su exposición pública, que siempre es voluntaria; es decir, consentida por quien participa en política.

En una familia casi totalmente «política», por la dedicación personal de quienes la componen, la frontera que separa la vida pública y la vida familiar es difusa, hasta el punto de que, en muchas ocasiones, es imposible distinguir entre ambas esferas.

En tales casos, si se apreciara la producción de un daño -lo que solo sería posible si el ataque al honor se revelara innecesario o desproporcionado frente al imperativo, sin dudas de mayor valor, de dar a conocer noticias sobre asuntos de gran trascendencia pública o repercusión institucional- tal daño debe dividirse proporcionalmente por el número de miembros de la unidad familiar dedicado efectivamente a la política.

Si ya es injusto que un político solitario se ampare en su derecho al honor para eludir censuras, críticas y opiniones sobre su comportamiento político, mucho más lo es que una familia entera, que ha hecho de la política y del presupuesto público su única forma de vivir, pretenda reivindicar derechos fundamentales tal como si fuera una persona ignota, sin responsabilidad pública.

Nadie tiene, desde luego, derecho a dañar a los demás, ni en su salud, ni en su patrimonio, ni en su honra. Pero algunos, más expuestos que otros a que cosas como estas sucedan, no pueden de la noche a la mañana demostrar que tienen la piel demasiado fina y alegar que el daño que se les inflige adquiere dimensiones familiares, cuando la familia en sí misma es una entidad política.

Recomendados por el editor

Artículos leídos recientemente

eXTReMe Tracker
EXs=screen;EXw=EXs.width;navigator.appName!="Netscape"?EXb=EXs.colorDepth:EXb=EXs.pixelDepth;