El Mundo
- Desde el 1 de febrero de 1997 sirviendo a los salteños

Estados Unidos

La cantidad de víctimas fatales ha sido confirmada por el gobernador de Texas, Greg Abbott, después de que fuentes oficiales citadas por la prensa local la hubieran cifrado en 27.
Lugar en el que se produjo el ataque
Lugar en el que se produjo el ataque

La tragedia ha vuelto a cebarse con los Estados Unidos. Esta vez ha ocurrido en Sutherland Springs, una localidad cercana a la ciudad de San Antonio, en Texas.


El ataque a tiros de un presunto perturbado mental acabó con la vida de 26 personas que se hallaban en el templo. Otras 24 resultaron heridas.

El atacante ha sido identificado por la prensa local como Devin Kelley, un hombre blanco de 26 años que murió poco después.

Hasta anoche no se había establecido si lo mató la Policía o se suicidó, según ha informado el portavoz de la oficina del alguacil del condado Guadalupe, Robert Murphy.

El incidente ocurrió en la First Baptist Church (Primera Iglesia Bautista), en Sutherland Springs, a 45 kilómetros al sudeste de San Antonio.

La cantidad de víctimas fatales ha sido confirmada por el gobernador de Texas, Greg Abbott, después de que fuentes oficiales citadas por la prensa local la hubieran cifrado en 27.

En cuanto a los heridos, los primeros informes dan cuenta de al menos 24, pero el fiscal general de Texas, Ken Paxton, ha dicho al canal Fox News que la cantidad podía ser mayor.

La primera víctima mortal identificada es Annabel Pomeroy, de 14 años, hija del pastor del templo Frank Pomeroy, según lo ha confirmado el propio religioso a la televisora ABC News.

El tirador escapó del lugar en su automóvil y fue perseguido por la Policía a través de unos 17 kilómetros, hasta el vecino condado de Guadalupe.

Según un testigo de los hechos, un hombre armado ingresó a la iglesia y abrió fuego contra los que se hallaban adentro.

eXTReMe Tracker