Servicios
- Desde el 1 de febrero de 1997 sirviendo a los salteños

Imagen ilustrativa
Imagen ilustrativa
(TÉLAM) - Representantes de los bancos y del comercio minorista acordaron ayer viernes rebajar las comisiones que pagan los comercios a las entidades bancarias por el uso de tarjetas de crédito y de débito, de acuerdo con un programa que se extenderá durante cuatro años.

La firma del acuerdo se hizo en el Ministerio de Producción, donde su titular, Francisco Cabrera, destacó “el diálogo y el respeto de la ley como el mejor camino para mejorar la vida de la gente”.

“Nos dijeron que la inflación se arreglaba con gritos y a los consumidores se los defendía con gestos violentos. El resultado: 700 por ciento de inflación y consumidores indefensos. El cambio es hacer cumplir la ley: iguales oportunidades y responsabilidades para todos, sin privilegios”, aseguró el funcionario.

Esta rebaja “representa un ahorro de 5.000 millones de pesos anuales para los comercios”, destacó Cabrera.

El acuerdo establece, en lo inmediato, una baja desde el 3 al 2,5 por ciento en el arancel que pagan los comercio a las empresas que controlan las tarjetas de crédito, para llegar al 1,8 por ciento en el 2021.

En el caso de tarjetas de débito, en tanto, el arancel se reducirá del 1,5 por ciento actual al 1,2 por ciento, para converger al 0,8 por ciento en 2021.

De manera paralela, los 14 bancos propietarios de Prisma, la empresa que posee el 80 por ciento de las tarjetas de crédito y el 72 por ciento de las de débito, anunciaron un proceso de “desinversión” en ese rubro, para eludir cualquier medida en su contra por la presunta “posición dominante” en el mercado.

El acuerdo fue suscripto por la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) y la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), en representación de los comerciantes, y las empresas Prisma (licenciataria de VISA), First Data (licenciataria de Mastercard), Cabal, Tarjeta Naranja, Italcred y Tarshop.

Cabrera, y el secretario de Comercio, Miguel Braun, rubricaron el acuerdo que se firmó esta tarde en el Ministerio de Producción.

El ministro destacó que la propuesta de desinversión que presentó Prisma entró hoy a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, que la analizará y tendrá un primer dictamen en 15 días.

“La idea es que mejore la competencia en el mercado de pagos. Con estos cambios los bancos serán los emisores de las tarjetas directamente, como pasa en el mundo”, dijo el funcionario.

eXTReMe Tracker