Medio Ambiente
- Desde el 1 de febrero de 1997 sirviendo a los salteños
Cuidado del medio ambiente
El autor reflexiona sobre la importancia de la conservación de los suelos, la irresponsabilidad de las prácticas humanas y la falta de tecnologías adecuadas para una correcta regeneración de los suelos.
La contraminación y la degradación del suelo, según la FAO
La contraminación y la degradación del suelo, según la FAO

La contaminación y la degradación de los suelos, generadas por las irresponsables prácticas humanas, resulta un problema de trascendental importancia debido a la escasez del recurso para cubrir los distintos usos para los que se precisa y a la falta de tecnologías para su correcta regeneración.

Definición

El suelo es un recurso esencial y una parte vital del entorno natural en el cual la mayoría del alimento mundial es producido. Del mismo modo, el suelo aporta el espacio vital para los seres humanos, así como servicios ambientales esenciales importantes para la regulación y el abastecimiento de agua, regulación del clima, conservación de la biodiversidad y servicios culturales.

El suelo es un sistema abierto, complejo, autoorganizativo, con una estructura definida y polifuncional. Se comporta como un filtro a través del cual se producen y se regulan los flujos de materia y energía. Como tal es susceptible de contaminarse, puede deteriorarse dejando por lo tanto de cumplir algunas de sus funciones.

Contaminación

Recordemos que según el INTA la Argentina es uno de los pocos países del mundo que contiene los 12 tipos de suelos conocidos.

Los suelos se encuentran bajo presión debido al crecimiento poblacional, la mayor demanda alimenticia y la competición por los usos del suelo.

Aproximadamente el 33% de los suelos mundiales están degradados, debido principalmente a prácticas insostenibles de gestión.

El término contaminación del suelo se refiere a la presencia en la tierra de sustancias químicas que están fuera de lugar o en concentraciones superiores a las normales producidas por la minería y la actividad industrial o por la mala gestión de las aguas servidas.

Los contaminantes se extienden sobre extensas superficies debido al viento y la lluvia. Los insumos agrícolas, como los fertilizantes, los herbicidas y los pesticidas, e incluso los antibióticos contenidos en el estiércol animal, son también importantes contaminantes potenciales y plantean problemas especiales debido a las fórmulas químicas, que se modifican constantemente impactando también en Áreas Naturales Protegidas rodeadas de parcelas agrícolas.

Los plaguicidas y herbicidas destruyen directamente muchos insectos y plantas no deseadas, y reducen la disponibilidad de alimentos para animales más grandes. Por tanto, la pérdida de biodiversidad no se limita a la fase de preparación de la tierra en el desarrollo agrícola, sino que continúa mucho después. No se reduce ni siquiera en países desarrollados donde de la naturaleza está altamente valorada y protegida.

Propuestas

Durante la Quinta Asamblea Plenaria (PA) de la Alianza Mundial por el Suelo (GSP por sus siglas en inglés), que se celebró recientemente en Roma, la FAO advirtió que “El exceso de nitrógeno y de metales traza, como arsénico, cadmio, plomo y mercurio, pueden afectar el metabolismo de las plantas y reducir la productividad de los cultivos” y agregó que, “Cuando entran en la cadena alimentaria, estos contaminantes también representan riesgos para la seguridad alimentaria, los recursos hídricos, los medios de subsistencia rurales y la salud humana”.

Ronald Vargas, Secretario del GSP declaró que, “La contaminación de los suelos es un problema emergente, debemos combatir la contaminación de los suelos y buscar una gestión sostenible para hacer frente al cambio climático”.

Por su parte Rattan Lal, experto indioamericano en ciencias del suelo y actual Presidente de la International Union of Soil Sciences (IUSS), Unión Internacional de Ciencias del Suelo, aseveró que “Combatir los problemas causados por los seres humanos mediante prácticas sostenibles significará que sucederán más cambios entre ahora y 2050 que durante los 12 milenios desde el inicio de la agricultura”.

La Asamblea Plenaria aprobó tres nuevas iniciativas encaminadas a facilitar el intercambio de información: el Sistema Mundial de Información sobre el Suelo, la Red Global de Laboratorios de Suelos, establecida para coordinar y estandarizar la medición entre los países, y la Red Internacional de Suelos Negros, que pretende mejorar el conocimiento sobre los suelos agrícolas más fértiles del mundo, que también son conocidos por su alto contenido de carbono.

Suelos negros

La nueva Red Internacional de Suelos Negros define a los suelos negros como aquellos que contienen al menos 25 centímetros de humus y con un contenido de carbono orgánico superior a 2%. Según esta definición, abarcan alrededor de 916 millones de hectáreas, o el 7% de la superficie terrestre libre de hielo.

Conclusión

Según la FAO, “La contaminación del suelo es un riesgo traicionero porque es más difícil de observar que otros procesos de degradación…”.

De gran relevancia en la actualidad son las más de 105 millones de hectáreas de suelos con alto valor productivo, económico y social que están degradados en sus condiciones biológicas, químicas y físicas, marcando el importante deterioro de los suelos del País. Los gobiernos en lugar de establecer medidas destinadas sólo a controlar la contaminación, deberían promover normas para prevenirla, como ser, leyes más rigurosas sobre la contaminación de suelos.

Fuente: FAO / AAPN

Artículos leídos recientemente

eXTReMe Tracker
EXs=screen;EXw=EXs.width;navigator.appName!="Netscape"?EXb=EXs.colorDepth:EXb=EXs.pixelDepth;